Soñé 2

Soñé que iba por una gran galería antigua en penumbras, con el techo muy alto. Flotando en el aire podían verse grandes peces luminosos, como de uno o dos metros, estáticos. En realidad no eran peces, más bien era como si pudiera ver la energía eléctrica de los peces, traslúcida y de color dorado. Era una visión increíblemente hermosa y no me salían las palabras de la emoción. Quise acercarme a tocar uno, que estaba quieto, como los demás, a unos dos metros del suelo; y me di cuenta de que no podía tocarlo porque estaba dentro de un trozo de hielo muy grande, pero tan transparente que era prácticamente invisible. Pero al tocarlo, con el calor de mi mano se fundió una gota de agua, que rodó por la superficie. Me quedé allí parado, maravillado de tanta hermosura.