Promesas del este

Promesas de esteEl fin de semana fuimos al cine y nos pasó eso que, de unos años a esta parte, ocurre rara vez: vimos una buena película, Promesas del este, de David Cronenberg – aquel de Videodrome, Scanners, y más recientemente Una historia de violencia. En ésta, repite el protagónico de Una historia de violencia ese actor de verdad que es Viggo Mortensen – Aragorn para los amigos – que impresiona en su composición de Nikolai, el chofer de una familia mafiosa rusa en Londres. Digo que impresiona porque quien se haya topado alguna vez con un mafioso de barrio, verá en Nikolai esos movimientos, mirada y hasta las inflexiones de la voz… Por supuesto que, como con cualquier otra película, hay que verla en la versión original, en ruso e inglés, y no con ese siniestro invento español denominado doblaje.
El resto del elenco no se queda atrás: Armin Mueller-Stahl como Semyon (el jefe de la banda), Vincent Cassel como su transtornado hijo Kirill y Naomi Watts como Anna (una enfermera de origen ruso cuyo camino se cruzará trágicamente con el de los mafiosos), entre otros. En resumen, una película que de haberse filmado en los años 40, hoy sería un clásico. Lamentablemente le ha tocado ver la luz en esta destartalada época de cine de superhéroes y costumbrismo trivial e intrascendente. Calificación: 9 cadornas.

Y hablando de Viggo Mortensen, que, como es sabido, es hijo de madre argentina – donde vivió entre los 3 y los 12 años -, toma mate – va a todos lados con el termo – y es fanático de San Lorenzo – se cuenta, entre otras historias, que estando en Buenos Aires por la promoción de una película, alquiló un auto para irse manejando 300 km para ver al Ciclón en Rosario – decía, encontré esta página donde cuenta el viaje que hizo en mayo con un grupo de antropólogos hasta Tartagal, en la provincia de Salta, para desarrollar un proyecto cultural y de integración con comunidades indígenas. Un grande Viggo, que se fue cargado de banderines de San Lorenzo para ver, de paso, si lograba convertir a alguno.

Y cambiando casi radicalmente de tema – cosa que puedo hacer porque gracias al destino esto es un blog – pero enlazando con uno de los temas de la película – el tráfico de personas – leo hoy una noticia por la cual el gobierno del Chad habría detenido, acusándolos de “pedófilos” a integrantes de una ONG, franceses y españoles, que habrían intentado sacar del país rumbo a Europa a 103 niños refugiados del Conflicto de Darfur. El problema es que el Chad no permite la adopción internacional, y además, pequeño detalle, los niños no son huérfanos. Los adultos que los esperaban en Europa habrían pagado varios miles de euros por cada niño. Cosas bonitas que pasan en nuestro mundo.

Bienvenidos al 2007

Estimados amigos,

Aquí estoy de nuevo, luego de casi un mes sin aparecer por aquí. Sucede que creo que no tenía nada interesante que contar, o, entre fiestas y resacas, no tenía tampoco las energías suficientes. Pero algunas cosas pasaron, por ejemplo:
– Hace unos días, por una promesa, me vi obligado a ver Volver, otro bodorrio de Pedro Picapiedra Almodóvar. Una película que se compone en un 70% de primeros planos de Penélope Cruz hipermaquillada e hiperpeinada intentando con muchas dificultades hacer el papel de sencilla mujer de pueblo. Luego de verla pensé que podría hacer una monografía acerca del porqué en las películas del susodicho los personajes masculinos son o bien violadores, o bien violados, o en su defecto, travestis o transexuales. Pero para hacer la monografía tendría que ver más películas del “genial manchego”, hecho del que espero librarme en el futuro, si mi inmensa boca me lo permite. Ergo, mejor dedicar el tiempo a cosas más interesantes. Lo único que se salva: la interpretación de “Volver” de Estrella Morente, doblada por Pe (¿o alguno pensó que esa era la voz de ella?).

– Mientras tanto, parece que el reportaje a Marcola que tanto revuelo levantó era un hoax, aunque hay bastante confusión al respecto. Una nota de mayo pasado en Clarín habla de entrevistas que se difundieron en la televisión de Brasil, desmentidas por la policía, dado que Marcola se hallaba, o se halla, incomunicado. Más allá de si es de su autoría o no, el tema es porque este reportaje impresiona tanto. Tal vez, porque muchas de las cosas que dice son verdades, crueles, pero verdades al fin.

– Luego amigos, vino fin de año, donde la pasamos muy bien con amigos, cantando las canciones más horteras imaginables con gran pasión. Entre el bochinche, un hombrecillo que no conocía elevaba la voz para que el mundo entero se enterara de que lo más relajante que existe para él es pintar miniaturas de Warhammer mientras escucha Alan Parsons Project. Gente grande…

– Por estos días también, estuvimos youtubeando bastante en casa. Les dejo esta perla de Les Luthiers; el que no se ríe, que vaya al médico, porque talvez esté muerto:

“Perdonala” (Bolero) por Les Luthiers

– Y por último, derivando hoy un momento por la red hoy encontré esta nota acerca de un trío de rock llamado Gauchos, de Salta, Argentina. Lo curioso es que son tres hermanos de 14, 11 y 10 años. Miren aquí la nota completa con los links a los videos de Youtube. Imperdible.

– Y mientras tanto, los científicos no se ponen de acuerdo si lo que destruirá la tierra será el cambio climático o el asteroide que probablemente choque con la Tierra en el 2041.

Actualización 12/1/07: Sobre el asunto de Marcola, acabo de encontrar el link directo a la columna de Arnaldo Jabor del diario “O povo” donde fue publicada: http://www.opovo.com.br/opovo/colunas/arnaldojabor/596736.html

Películas

Ultimamente he tenido la fortuna de ver varias películas buenas, lo que no es cosa común en estos tiempos de decadencia imperial. Aquí el racconto:

Princesas, de Fernando León de Aranoa (2005)
Argumento: Una historia de putas que por una vez no suena trillada.
Lo mejor: Los diálogos y la banda de sonora de Manu Chao.

Gadjo dilo (El payo loco) de Tony Gatlif (1997)
Argumento: Un francés en Rumania buscando a una cantante que escuchó en un cassette de su padre, descubre el gitano que todos llevamos dentro.
Lo mejor: Las actuaciones de Romain Duris (un actor de esos que pueden cambiar de registro) y de Izidor Serban, que probablemente actúa de sí mismo (junto a toda su familia).

Gracias por fumar (Thank you for smoking) de Jason Reitman (2005)
Argumento: De como el tipo más malo del mundo se convierte en el héroe de su hijo.
Lo mejor: Humor inteligente y buen ritmo.

Hijo de los hombres (Children of men), de Alfonso Cuarón.
Argumento: En el año 2.027, el no-héroe Theo encuentra una mínima esperanza en un mundo que agoniza.
Lo mejor: La visión de un futuro demasiado actual.