Hambre en el mundo

En realidad, los grandes culpables y responsables de la actual situación son las entidades y organismos supranacionales que ahora se muestran tan sobrecogidos por la dimensión de la crisis alimenticia .

La impresionante subida de los precios de los alimentos está produciendo una gravísima debacle en el mundo entero. Estamos ante un momento de emergencia mundial que, en palabras del presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, puede provocar la muerte de “millones de personas en breve”. El hambre se extiende velozmente por los países pobres provocando importantes revueltas populares de protesta, que ya han producido muertos en Haiti y la intervención del ejército en Pakistán. Además, la situación de pobreza se está agravando seriamente y, según la ONU, más de 100 millones de personas van a sufrir especialmente esta crisis alimenticia.

A pesar de la magnitud de este problema, los políticos y economistas occidentales se mantienen impasibles. De hecho, se sabía que esta crisis iba a tener lugar y no se ha actuado en ningún momento para evitarla. Es más, en realidad los grandes culpables y responsables de la actual situación son las entidades y organismos supranacionales que ahora se muestran tan sobrecogidos por la dimensión de la crisis alimenticia.
VIDEO: ESPERE UN MOMENTO MIENTRAS SE CARGA

Responsables y cómplices porque ellos han diseñado, fomentado y fortalecido la estrategia de las multinacionales destinada a sustituir la agricultura tradicionalmente orientada a la alimentación por la producción de biocombustibles con la excusa de disponer de fuentes de energía más sostenibles medioambientalmente en los países ricos.

Así, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha advertido que las reservas mundiales de cereales caerán a su nivel más bajo en 25 años.

De esa manera se ha abierto un nicho de mercado muy rentable, gracias a la alta demanda que generan los países ricos, pero a costa de producir hambre en multitud de países. O, dicho de una manera más clara, como hace Jean Ziegler, portavoz especial de las Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, cometiendo un auténtico “crimen contra la humanidad”.

Para colmo, esta crisis alimenticia de proporciones gigantescas se ve agudizada profundamente por la crisis financiera que comenzó el verano pasado y que ha encarecido los créditos y aumentado los costes financieros.

Como respuesta a la incertidumbre imperante con respecto a las entidades crediticias, y gracias a las continuas inyecciones de liquidez de los bancos centrales (que en lugar de solucionar el problema financiero lo que hacen es prestar más recursos a los grandes financieros para que sigan llevando a cabo sus actividades especulativas), los inversores están dirigiendo actualmente sus operaciones hacia el mercado de futuros para las materias primas.

Estas inversiones puramente especulativas en el mercado de futuros están produciendo alzas impresionantes en los precios básicos, y están agravando con ello aún más los problemas a los que se enfrentan millones de personas a la hora de comer.

Así, el Banco Mundial estima que los precios de los alimentos han subido un 83% de media en los últimos tres años, y que en el caso del trigo el incremento ha sido de un 120% con respecto al año anterior. Subidas que se prevé sigan produciéndose si no se corta de raíz la deriva especulativa de los mercados.

Como es lógico, son las clases sociales más desfavorecidas quienes sufren las peores consecuencias de estas subidas de precios, pues mientras que en los países ricos las familias destinan aproximadamente un 10% de los ingresos al consumo de alimentos, en algunos países subdesarrollados esta proporción puede llegar a alcanzar el 80%.

En este contexto, los grandes organismos internacionales muestran una vez su radical inoperancia. No sólo han contribuido a crear las condiciones que han provocado el desastre sino que han sido incapaces de prever lo que iba a ocurrir y, ahora, se limitan a hacer propuestas evasivas o claramente insuficientes.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sólo se muestran preocupados por las cuestiones financieras y el Banco Mundial (BM) ha advertido del peligro de disturbios que podrían poner en peligro la estabilidad de los distintos países pero sin detenerse a estudiar la causa última de los mismos, limitándose a solicitar a los países ricos que realicen donaciones monetarias para paliar la crisis que serán insuficientes y que no solucionarán los problemas estructurales de las economías destinatarias.

La FAO, por su parte, destinará 17 millones de dólares para ampliar su sistema de información sobre el mercado de productos alimentarios. Una cifra ridícula en comparación con las millonarias sumas de dinero que los Bancos Centrales de los países ricos han inyectado en los sistemas financieros para salvar los extraordinarios beneficios bancarios y que ponen de bien claramente de relieve que las prioridades de los poderosos son otras: les preocupan los quebrantos financieros de los ricos pero no el hambre de millones de empobrecidos.

Que nadie se extrañe, entonces, si los miserables se toman algún día la libertad de arrebatarles como sea sus inmorales privilegios.

Fuente: Attac Madrid.

Políticos

Creo, que en mi escala zoológica particular, pocos seres vivientes se encuentran más abajo que los políticos profesionales.

Que miserable hay que sentirse, que vacío, para obtener algún tipo de satisfacción ejerciendo el poder, imponiendo la voluntad sobre otros.

Probablemente, es gente que, al vivir rodeada de alcahuetes, nunca se ha sentido muy querida.

Por eso, para todos los póliticos profesionales malfollados de Barcelona y del mundo, les dedico este video:

P.D.: Reviendo el video, He visto que en varias partes aparece la bandera catalana. Declaro expresamente que se trata de una mera casualidad.

Elecciones catalanas

parecidos-razonables-artur-mas-principe-farquaad-shrek.jpgAyer mientras comía escuchaba como en la mesa de al lado, una chica indignada le comentaba a otra, extranjera ella, como los miembros del ’tripartito’ le habían robado las elecciones a CiU, dado que CiU (nacionalismo catalán de centroderecha) ganó en número de votos, pero los 3 que venían después (PSC – Partido Socialista Catalán, ERC – Esquerra Republicana e ICV – Iniciativa) se unieron y formaron gobierno, engañando al electorado, al que no le habían negado expresamente que harían eso.

Más allá de la debilidad del argumento (estos tres partidos ya hicieron eso las elecciones anteriores) creo que lo que argumentaba esta chica, es una discusión sin sentido.

Sin sentido porque las elecciones son indirectas, permitiendo todo tipo de componendas.

Sin sentido porque el ganador, CiU, ganó con el 31,52% de los votos. Pero como la abstención fue del 43,23%, y además hubo un 2,49% de votos en blanco, resulta que a CiU solo la votó el 17,89% del electorado. Los 3 que formaron gobierno, apenas reúnen el 28,62% . Esto resta legitimidad a cualquier gobierno, sea del color que sea.

Las causas de esta apatía y descontento electoral pueden ser muchas y variadas pero probablemente una de las más importantes sea la falta de identificación de los inmigrantes en Cataluña – tanto del resto de España (charnegos*) como de fuera de España, que no se identifican ni con el nacionalismo catalanista de CiU, PSC, ERC, etc… ni con la derecha medieval del Partido Popular. En Barcelona, mal que le pese a muchos, una encuesta del diario ’El Periódico’ de hace años, revelaba que el 54% de la población reconocía como lengua madre al castellano. Pero es muy difícil escuchar hablar a un político catalán que no sea del PP hablar en castellano.

Y hablando de legitimidad, recordemos que en Cataluña (y España, y Europa…) viven millones de habitantes que trabajan, aportan e impulsan la economía, pero que son ciudadanos de segunda: los inmigrantes, que no tienen derecho a votar ni en las elecciones municipales (aunque hacen todos los trabajos que los nativos no quieren hacer).

Quiza lo único novedoso de estas elecciones es la irrupción en el parlamento catalán de un partido antinacionalista hasta ahora desconocido: Ciudadanos de Cataluña, que logró 3 diputados. Si este partido logra resistir la tentación de pactar con el PP, tiene el crecimiento asegurado.

Es raro que hable de política electoral, generalmente me provoca sopor. Probablemente no sea una buena actitud, porque estos que gobiernan luego tienen la potestad de jodernos la vida a todos. (A propósito, hoy leo en el diario que desde enero del año que viene estará prohibido circular en bicicleta por ciertas calles – como Portal del Angel y Rambla Cataluña, por ejemplo – y también por las aceras de menos de 3 metros. Así que ya sabes, amigo, si vives por ejemplo en Rambla Cataluña y tienes una bici, a partir de enero no podrás ni sacarla a la calle. Pero bueno, la gente que más anda en bici es la gente que no vota.)

(Los de la foto son Artur Mas [candidato de CiU] y el príncipe Farquaad de la película Shrek.)

* charnego, ga.
(Del cat. xarnego, y este de lucharniego).
1. m. y f. despect. Cat. Inmigrante de una región española de habla no catalana.
(Fuente: Real Academia Española)

Chomsky y el poder de la ciencia y de la política


Les copio un pedacito muy interesante de una entrevista a Noam Chomsky publicada en Tendencias 21:

“La ciencia trata de cosas muy simples y formula preguntas básicas sobre ellas. Tan pronto como la ciencia se hace más compleja, ya no es capaz de responderlas. La razón de que la física pueda llegar a tales profundidades es porque se limita a cosas extremadamente simples, prescindiendo de la complejidad del mundo …”. “La ciencia difícilmente alcanza los asuntos humanos. Las circunstancias humanas son demasiado complicadas. Incluso comprender los insectos es un problema demasiado complicado para la ciencia. Así, las ciencias que tenemos no nos dicen apenas nada de las dimensiones humanas”.

La ciencia, para Chomsky, conoce el mundo, pero muy pobremente. Pero, sin embargo, frente a esta “visión precaria”, ofrece la visión prepotente de un conocimiento absoluto ilusorio que funda una instancia de poder falsa. El “ídolo” de un conocimiento final que se impone, resuelve las cosas, y sustituye nuestra responsabilidad humana de vivir comprometidamente ante el enigma.

El poder de la política es algo semejante. Se crea la ficción de que el concimiento (e incluso la ciencia) impone ciertos modos de actuar que se ofrecen a la gente como inevitables. La manipulación de los medios de comunicación es el instrumento con que la “razón política” se apropia del poder por imposición del conocimiento.

Ver la nota completa